Seleccionar página
Por amor al arte, comparteShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Google+
Google+

Las plataformas digitales han supuesto un gran empuje para la industria audiovisual en los últimos años. Desde la música y los vídeos hasta los videojuegos el formato digital nos ha dado una nueva forma de acceder a los contenidos. Mucho más rápido, accesible y cómodo. Si bien con la pobre implantación de la fibra en España no ayuda al desarrollo de las plataformas digitales, estas ya han arrasado con Spotify y Steam a la cabeza. Sin embargo hay un sector audiovisual que ha tardado en adaptarse y que aún tiene mucho trabajo por hacer, el cine y la televisión. Lo peor no es lo que falta, si no lo que ya se está haciendo mal.

 El ahorro que no llega

El primer problema que tienen las plataformas digitales de películas es la falta real de competencia. Sí, es verdad que hay varias alternativas y contamos en España con Filmin, Wuaki, Nubeox y Yomvi, pero en realidad nunca hay una competencia entre ellos. En los videojuegos, pese al casi monopolio de Steam (vale, tenemos Gog.com, Desura, Origin y Uplay pero son secundarias) existe una competencia real que hace que los precios sean más alcanzables. Para Steam puedes comprar desde la propia plataforma o a través de otras tiendas de todo el mundo como Nuveem o la mismísima Amazon. Es algo que ha hecho que se note el ahorro en el usuario por usar el formato digital. Sin embargo en las plataformas digitales de cine vemos peliculas que cuestan lo mismo o más que sus versiones en formato físico. Una novedad en Steam es fácil comprarla a 20€ aunque su precio oficial sean 50€, una película en HD no baja de los 15€ aunque puedas encontrar algún bluray a 10 o incluso a 5€. Y no sólo falta competencia también hay una lacra con la…

Falta de opciones

No, no pienso hablar aquí del catálogo de las plataformas digitales ya que en Estados Unidos Amazon Instant Video y Netflix han demostrado que eso ya no es un problema. Las opciones que faltan en las plataformas digitales son aquellas que hacen la vida del usuario más cómoda y su experiencia más completa. La primera gran falta siempre es negar al usuario la posibilidad de hacer una descarga de dicha película, algo que sólo permite actualmente Xbox Video/Zune. Si algún día falla Internet y te apetece volver a ver una película QUE HAS PAGADO, no puedes. La única opción en la mayoría de casos es el Streaming y eso limita mucho al usuario y a veces empeora su experiencia.

Pero no sólo se trata de la opción de Streaming y descarga (gracias Microsoft por entender esto) si no otras más básicas a las que nos acostumbraron con la llegada del DVD: selección de idioma y subtítulos. ¿Por qué en las plataformas digitales me vendes una película al mismo precio pero con menos opciones? Ya no hablemos de los extras que en formato digital podrían aprender de tiendas como gog.com que nos dan las Bandas Sonoras, vídeos extra, libros del universo del juego, manuales del desarrollador,etc. Hasta en Steam que parece una plataforma más cerrada hay juegos que traen sus extras aparte. El material lo tienen hecho en sus dvds y blurays, sólo tienen que incluirlo en la otra opción de compra. Pero ahora mismo se está generando un nuevo problema en las plataformas digitales, uno mucho más grave que se basa en el…

Divide y vencerás

Se están generando contenidos en las plataformas digitales que son exclusivos. Esto de por sí no es negativo, el problema es que muchos o son muy caros o requieren sí o sí de suscripción mensual. Con lo cual para ver las series de Netflix nos tenemos que suscribir a Netflix, para ver las exclusivas de la HBO Go nos tenemos que suscribir a HBO Go y para las de Amazon… bueno eso. Al final resulta que habrá que pagar 3 o 4 servicios mensuales para acceder a los contenidos que deseas, o pagar su sobreprecio. En videojuegos hay exclusivos en ciertas plataformas digitales (los juegos de EA en Origin y los de Ubisoft en UPlay), pero en ningún caso hay que pagar suscripciones y además se ha permitido también la venta de las claves a otras tiendas, por lo tanto el precio no es un problema.

Las plataformas digitales no deben ser un formato

El problema de la indústria del cine y la TV es que todavía no entiende lo que ha hecho Amazon con los libros/e-books, Steam con los videojuegos o Spotify con la música. El cliente no quiere comprar un formato, a este le es indiferente el contenedor del contenido: un dvd, un bluray, un USB, un streaming desde Netflix, una descarga desde Xbox Vídeo, etc. Todo eso es secundario, lo importante es poder acceder al contenido que desea y ahí es donde hay que centrar los esfuerzos, no sólo en hacer buen contenido (algo que ya se hace) si no en toda la experiencia respecto al mismo. Pagar el mismo precio por una película que en el otro formato te da extras, idiomas y demás es provocar una sensación de estafa en el usuario.

Las plataformas digitales son muy útiles para facilitar el acceso a contenidos que de otra manera ya no están (descatalogados por ejemplo), para ahorrar en tiempo, dinero y espacio, para que el cliente sienta que lo tiene todo a mano en todo momento, por eso no son un formato como tal, son un medio. Y eso es lo que deben empezar a entender. Yo quiero ver una película cuando quiera y que sea sencillo, es muy normal que programas como Popcorn Time hayan arrasado en medio mundo cuando hacen simple y llanamente eso. Y no es sólo una cuestión de precio (exagerado en el caso de compras de películas digitales), también es una cuestión de hacer más sencillo el trabajo del usuario.

Por amor al arte, comparteShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Google+
Google+